Recent Changes - Search:

Padres

Mamá, tengo una pregunta. Tú eres mi madre y papá es mi padre. Tú tienes una madre (la abuela). Y ella también tiene una madre. Pero ¿cómo nació el primer ser humano?

Papá, ¿podría ser el mundo entero un sueño?

Cuando fui al dentista y me puso la inyección, me dolió mucho. No lloré, pero sentí mucho miedo. ¿Eso quiere decir que en realidad no fui valiente?

¿Cuándo fue la última vez que su hijo o hija le sorprendió con una pregunta filosófica como las de aquí arriba? ¿Cómo le respondió? Si es usted como la mayoría de nosotros, probablemente trató de reconfortarle, pero seguramente sintió que realmente no podía contestar a su pregunta. ¿Sabe qué? No es necesario darle a su hijo o hija la respuesta para hablar de la cuestión que le propone. ¿Cómo? Pues de eso precisamente trata la filosofía para niños.

Este sitio web presenta todas las herramientas que necesitará para hablar incluso de las preguntas más asombrosas que su hijo o hija pueda hacerle. La idea es animarles a que digan lo que piensan en lugar de contestar con una respuesta en la que usted ni siquiera cree o cambiar de tema. Lo único que requiere este proceso es la confianza en que su hijo o hija tiene muchísimo que hablar con usted acerca de las ideas que le intrigan y le confunden.

Así que, en lugar de asustarse cuando a su hijo o hija se le pone esa carita de confusión e intriga, zambúllase y explore junto a él o ella todas esas ideas que a usted también le intrigan. Le sorprenderán los resultados.

"Imprimí la lista de libros y preguntas para utilizarlas con mi hijo en casa. En los últimos 5 años habíamos leído Frederick más de 200 veces, pero cuando utilicé por primera vez las preguntas para fomentar la conversación filosófica, mi hijo descubrió todo un nuevo mundo de significados del libro. Le hice las preguntas acerca del trabajo y de ayudar en la comunidad y se le ocurrieron tantas respuestas estupendas. ¡Hablamos de Frederick durante más de una hora! Aprecio muchísimo lo que están haciendo y especialmente la información que ofrecen en su sitio Web" --Laura Weston

Para hacerse una idea de cómo es, eche un vistazo al vídeo que aparece en este sitio. Es un extracto de una conversación filosófica entre alumnos de quinto sobre una pregunta surgida del libro de Peter Catalanotto, Emily’s Art. Cuando en la clase de arte de Emily conceden el primer premio a un dibujo claramente inferior al de ella, surgen muchas preguntas. Una de ellas es cómo podemos juzgar algo tan aparentemente subjetivo como el arte. Al fin y al cabo, no pensamos que tenga sentido decir que el chocolate es mejor que la vainilla: es simplemente una cuestión de gustos. ¿Diríamos lo mismo del arte? Observe lo que estos escolares tienen que decir sobre esta cuestión y ¡le sorprenderá cómo desarrollan la idea de que deben haber parámetros objetivos para evaluar las obras de arte!

Así que aunque la idea de tener una conversación filosófica con su hijo o hija de 4, 8 o 12 años le provoque cierta aprehensión, no deje que esto sea motivo de disuasión. La filosofía no es la especialidad esotérica que puede que recuerde de aquel curso universitario que aprobó por los pelos. La filosofía surgió cuando las personas empezaron a preguntarse acerca de las cosas más básicas de sus vidas y, a pesar de todos los cambios que se han sucedido en los últimos dos milenios y medio, seguimos sin haber encontrado respuesta a todas esas preguntas. Relájese y disfrute conversando de estos problemas milenarios con sus hijos/hijas. Puede que descubra que tiene mucho que aprender de ellos. ¡Y no se olvide de contarnos cómo le va!

This website was developed with the assistance of the Squire Family Foundation.